Cuando el ansia aprieta

Pues nada, cuando toca, toca...

Esa necesidad imperiosa de aliviarse a toda costa.
Oh cielos, vas en el coche!
No pasa nada, aparcas, y te alivias como todo hijo de vecino.

Pero ojo!! Cierra el techo

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

.