Te va a comé mi patilla, mamónn...

Aaaaah, qué gozosos los momentos de llegar a casa, y enchufar ese gran programa que era Al Ataque (bueno, y luego el Chou) de Alfonso Arús... Grandes momentos hemos tenido con las geniales imitaciones y los absurdos chascarrillos con que nos han obsequiado... Ains, he sentido momentánea melancolía y me puse a buscar... ¡Y mira lo que he encontrado!











(Ah, sí, son las tomas falsas, pero bueno...)

1 Comment:

  1. achopou said...
    me acuerdo la terrible historia de dos zagales gilipollas haciendo en el colegio la imitación del cordobé y del caparros...

    madre mía... aún me despierto sudoroso, sobresaltado en la noche...
    aún vienen a por mí....

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

.