Se acerca el verano...

Sí, amigos... Ya queda menos para torrarnos bajo el sol abrasador mientras bebemos y cantamos al ritmo de "Chup chup, avecrén".
Toda una gama de proyectos y posibilidades se abre ante nosotros para lograr que nos congratulemos con la fiesta y las ganas de cometer locuras y fechorías.
Por lo pronto, me quedo con la gran fiesta del Festival de Música Celta de Ortigueira, al cual asisto sin falta desde hace ya 5 o 6 años.
Atrás quedaron mogollón de aventuras, emociones... ¡y Boogie Movie!
Cosillas que se echan de menos:
1.- El ambiente del cámping... Que sí, que se peta de gente... Pero es que hay tanta hembrá núbil y de prietas carnes que ¡ay! se me alegra la vista... Tiendecita, fumada y a desayunar kalimotxo rancio... :P


2.- Los conciertazos. Mira que a mí la música celta o folk en general no me hace mucha gracia...
Pero claro, dame dos litros de vodka en sangre (quien dice vodka dice whisky o cualquier bebida de más de 10º... y si es de más de 20º, mejor...) y te diré quién soy... Gente y más gente, sí, pero lo divertido que llega a ser, no tiene nombre... Eso sí, venid "evacuados" del cámping, que no encontraréis un servicio decente libre en kilómetros a la redonda...


3.- La pedazo de liada que se forma TRAS los conciertos... Los Quilomberos de Monte Alto tocando gaitas y tambores, la gente ya desfasada de maneras bestiales...
Empieza la 2ª parte de la noche... A bajar otra vez al cámping mientras bailamos como desharrapaos, apenas conscientes ya de la realidad...


4.- Volvemos al cámping. Los que tienen suerte van a la playa con su chica, los "menos" afortunados, con sus colegas (cuando menos, y por decirlo de alguna manera :P), y los que no tienen o ni se lo cuestionan, se quedan sobando la moña en la tienda XD. Bestial.


Y así, 4 o 5 días...
Qué ganas de que llegue el verano, por la Fuerza...

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

.